Hablar de Bibliotecas.

El siguiente texto aparece en un blog que descubrí recientemente. Su escritora tiene un estilo muy gracioso y a veces auto-sarcástico para contarnos sus historias y pensamientos.

La biblioteca tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Entre las buenas está, por supuesto, la ausencia de picoteo, televisión, internet, radio y animales domésticos varios; entre las malas, que la gente no tiene muy claro que en una biblioteca se tiene que estar en silencio. Gente que no apaga el móvil al entrar (a estos los empalaría, oye), gente que se encuentra con alguien y se saludan con dos sonoros besos y una siseada conversación que irrita más que una charla a gritos. Gente que va en cuadrilla a estudiar y hacen de todo menos estudiar.

Y da igual que les eches miradas de maestra cabreada -estudian por la UNED, ya no tienen el recuerdo de lo mucho que acojonaba la mirada de la profa-, ellos siguen con su conversación, mirándote más a menudo, eso sí, para ver si te están cabreando lo suficiente. Hablamos de adultos, no de estudiantes de instituto. De gente que está por lo menos en su segunda carrera. Me crispan.

Pero también me gusta ir por las grandes posibilidades de observar a la gente sin ser demasiado descarada. Me encanta levantar la mirada de los apuntes y fijarme en la chavala que lleva media hora con la mirada fija en el mismo punto de la hoja, o el que se ha pasado ya un rato jugueteando con la correa del reloj, o el que subraya a toda mecha porque no ha tocado un libro en todo el cuatrimestre y el examen es hoy. Lo malo, claro, es que no soy la única que observa, y sé que a veces también soy objeto de observación.

Pueden leer toda la entrada aquí

1untitled

Palabras, palabras…

Voy a dedicar este blog a mi nueva pasión: la lengua española.
 Soy una estudiante griega de 34 años. No sabía cuando era más joven que encontraría en esta edad el placer de conocer a personas, culturas y encima a mi misma, a través de una sola lengua.
La lengua de Gabo, de Cervantes, de Martí y Neruda, de Fuentes y Cortázar me ha inspirado tanto que decidí abrir este blog. Aquí voy a clasificar textos que están escritos en español, de varias fuentes, para mejorar mi nivel y para ayudar a los que también quieren mejorar su conocimiento de la lengua. Aquí hablamos español ( y un poco de griego) y todos están invitados a participar, comentar y dejar sugerencias para mejorar la imagen y sobre todo, el contenido.
 
¡Bienvenidos!