Soda Stereo- En La Ciudad De La Furia

Escuché esta canción por casualidad hace un par de meses. Había elegido la radio de spotify basado en mi lista “¿Hablamos Español?”. No me acuerdo qué era lo que estaba haciendo en aquel momento, pero recuerdo que volví en el salón donde estaban los altavoces, bocabierta, en pie, con las antenas bien estiradas, pasmada como estoy cada vez que descubro una canción tan emocionante y pensaba: ¿!!¿todavía hacen música como esta?!!? y también: ¡cuánta música hay todavía para descubrir!
Para aquellos que no la conocen, Soda Stereo era una de las bandas más influyentes de Argentina cuyos miembros empezaron su carrera en el fin de la dictadura en el país y quienes eran dignos representantes de lo que hoy decimos “rock en español” con gran éxito por toda América Latina (aunque no tan exitosos a este lado del Atlántico, una cosa que sinceramente me sorprende).
Por desgracia, hace pocos días falleció el cantante, guitarrista y alma de la banda, Gustavo Cerati. A punto de nuestro encuentro…No voy a fingir algo que no sentí, sería blasfemia para todos aquellos que lo escuchan tantos años…pero su fallecimiento dejó una sensación pendiente…como si todavía hubiera muchas historias para contar, muchas conversaciones entre nosotros para tener.
Mira, sé bastante bien que esta sensación es solamente una falsa ilusión. Cerati está todavía aquí, entre nosotros. En cualquier momento yo puedo charlar con él, podemos retomarlo donde lo dejamos. Es esta la magia de la música: será siempre aquí, hasta el fin del mundo.

Me verás volar
por la ciudad de la furia
donde nadie sabe de mí
y yo soy parte de todos

Nada cambiará
con un aviso de curvas
ya no hay fábulas
en la ciudad de la furia

Me verás caer
como un ave de presa
me verás caer
sobre terrazas desiertas
me desnudaré
por las calles azules
me refugiaré
antes que todos despierten

Me dejarás dormir al amanecer
entre tus piernas
entre tus piernas

Sabrás ocultarme bien
y desaparecer
entre la niebla
entre la niebla
un hombre alado
extraña la tierra

Me verás volar por la ciudad de la furia
donde nadie sabe de mí
y yo soy parte de todos

Con la luz del sol
se derriten mis alas
sólo encuentro en la oscuridad
lo que me une
con la ciudad de la furia

Me verás caer
como una flecha salvaje
me verás caer
entre vuelos fugaces
Buenos Aires se ve
tan susceptible
ese destino de furia es
lo que en sus caras persiste

Un hombre alado
Prefiere la noche

Me verás volver…

Puedes ver el video de la versión que hay en la lista aquí y la misma canción en su versión original aquí… ¡¡y fíjate a la gente argentina dar saltos al ritmo de la música!!

Anuncios

Crónica del desamor

Estoy leyendo el libro “Crónica del Desamor” de Rosa Montero.  Hace casi un mes, visité el Instituto Cervantes con el motivo de tomar en préstamo el libro “Nubosidad Variante” de Carmen Martín Gaite o (por fin) “El Jardín de las Delicias” de Francisco Ayala antes de que el instituto cerrara para el verano. Por desgracia, ambos estaban todavía reservados, así que terminé con el susodicho.
Rosa Montero escribe para “El País”.  Me he tropezado varias veces con artículos suyos que escribe para “ El País Semanal” y siempre me granjea el tema que escoge y también el modo que elige para presentarlo. Su estilo es realista, sin muchos ornamentos, sincero y personal.
El libro de lo que hoy he decidido hablar, aunque incluye todos los característicos anteriores, hasta ahora no puedo decir que me conmueve. Fue publicado en 1979, en post-Franco España, y presenta Madrid como una ciudad oscura, con carácteres al borde de un ataque de nervios, sin ninguna esperanza. Caracteres que fingen estar felices, que intentan sentir emociones dentro de pocas horas, emociones que no eran capaces de sentir en muchos años, que buscan desesperadamente sí mismos en amores equivocados y que finalmente fracasan. Montero presenta momentos y pensamientos de varias personas, dándonos la oportunidad de tomar una idea para cada una. Es esto lo que al final me repugna: no hay una línea recta, sino muchas bifurcaciones, y para alguien que no está acostumbrado a la lengua, es muy duro entenderla. Muchos nombres, varias escenas que cambian a menudo y mucha oscuridad.
Por alguien que obtiene el nivel B2 en español, el libro tiene un léxico más o menos fácil. Para ser exactos, aunque algunas palabras pueden ser desconocidas, no perderás el sentido general  de lo que estás leyendo.
Claro está que daré una segunda oportunidad a mí misma y a la Sra. Montero. En mis planes tengo  el préstamo de “Te Trataré Como a una Reina”, por el cual he leído muy buenas críticas.
Sigue un fragmento de una de las historias más significativas que hay en el libro:

Sigue leyendo