El desafío de Rory Gilmore

gg_1

El post de hoy se dedica a todas las chicas que son ratones de biblioteca.

Cuando yo todavía era joven y alocada, solía ver, entre otras, la serie “Gilmore Girls”. Cada semana quedaba con el sofá y la tele y observaba las aventuras que tenían Lorelai y su hija Rory en un lugar precioso y plasmático, que se llamaba Stars Hollow.
La serie es una de mis favoritas porque combina una historia relajada (estupenda para los fines de semana) con diálogos listos y rápidos, referencias a la cultura pop de la época (¿cómo pasaron 10 años?), música maravillosa (Rammstein y Siouxsie and The Banshees, las primeras que me vienen a la mente), Jess Mariano…y libros…¡Muchos libros!
Rory leía por todas partes: en los bancos, en la cafetería de Luke, en el coche, en el autobus,¡hasta encima de un tronco! Por fin, ¡un caracter con quien podía relacionarme!
Pues, recientemente vi que circula por el internet una lista con todos los libros que se mencionaron en la serie, ¡el número 339!De estos, me da vergüenza admitirlo, pero solo he leido 16. Así que el desafío es enorme.
Como nos acercamos en esta época del año cuando (casi) todos creamos listas para las metas del año nuevo-que nunca cumplimos-yo hago la mía: leer tantos libros como pueda de la lista de Rory.

P.D: No tengo ningún enlace en español para ustedes hoy. Lo siento. Me reservo el derecho para la próxima vez. ¿Vale?

Crónica del desamor

Estoy leyendo el libro “Crónica del Desamor” de Rosa Montero.  Hace casi un mes, visité el Instituto Cervantes con el motivo de tomar en préstamo el libro “Nubosidad Variante” de Carmen Martín Gaite o (por fin) “El Jardín de las Delicias” de Francisco Ayala antes de que el instituto cerrara para el verano. Por desgracia, ambos estaban todavía reservados, así que terminé con el susodicho.
Rosa Montero escribe para “El País”.  Me he tropezado varias veces con artículos suyos que escribe para “ El País Semanal” y siempre me granjea el tema que escoge y también el modo que elige para presentarlo. Su estilo es realista, sin muchos ornamentos, sincero y personal.
El libro de lo que hoy he decidido hablar, aunque incluye todos los característicos anteriores, hasta ahora no puedo decir que me conmueve. Fue publicado en 1979, en post-Franco España, y presenta Madrid como una ciudad oscura, con carácteres al borde de un ataque de nervios, sin ninguna esperanza. Caracteres que fingen estar felices, que intentan sentir emociones dentro de pocas horas, emociones que no eran capaces de sentir en muchos años, que buscan desesperadamente sí mismos en amores equivocados y que finalmente fracasan. Montero presenta momentos y pensamientos de varias personas, dándonos la oportunidad de tomar una idea para cada una. Es esto lo que al final me repugna: no hay una línea recta, sino muchas bifurcaciones, y para alguien que no está acostumbrado a la lengua, es muy duro entenderla. Muchos nombres, varias escenas que cambian a menudo y mucha oscuridad.
Por alguien que obtiene el nivel B2 en español, el libro tiene un léxico más o menos fácil. Para ser exactos, aunque algunas palabras pueden ser desconocidas, no perderás el sentido general  de lo que estás leyendo.
Claro está que daré una segunda oportunidad a mí misma y a la Sra. Montero. En mis planes tengo  el préstamo de “Te Trataré Como a una Reina”, por el cual he leído muy buenas críticas.
Sigue un fragmento de una de las historias más significativas que hay en el libro:

Sigue leyendo